Ensayos: la primera conversación

Ensayos: la primera conversación

Itsaso Arana, Candela Recio y Jonás Trueba trabajan en la secuencia de la primera conversación entre Olmo y Manuela, en los caminos de la Casa de Campo. El rodaje de verano con Pablo Hoyos y Candela Recio como protagonistas empieza unos días después, el 18 de agosto. La segunda parte del rodaje, en invierno, cuando Olmo y Manuela son mayores, se desarrollará entre diciembre y principios de enero.

Durante las semanas previas al rodaje de verano, Jonás Trueba generó muchos modos de preparación, ensayo y búsqueda con los jóvenes actores (Diarios de ensayos). Entre ellos, el trabajo compartido con los actores mayores. A veces, como aquí o como en el ensayo de Francesco y Pablo, los mayores les ayudan a ensayar y encontrarse con el texto. Otras, conversan, escriben juntos. Se preparan, conocen y buscan a sus personajes, ahora y quince años atrás.

Candela se ha preparado el texto e Itsaso le ayuda darle forma emocional, a encarnar el texto en la emoción de esa primera conversación: a través de las miradas.  Se tratará aquí de encontrar las formas de mirarse y de no mirarse: cómo puntuar el texto con miradas fugaces a Olmo, al suelo, al frente; cómo esas miradas dialogarán con las de Olmo.

Itsaso da herramientas a Candela para que progresivamente puede construir la secuencia con los ritmos de las miradas, para cambiar su relación con el texto, pasar de un texto a un universo emocional. En un primer momento, pauta mecánicamente las miradas. Después, añade un nivel de complejidad y de sutileza ya mirando al frente como estarán los personajes. A continuación, afinando cada vez un poco más, Itsaso le propone: “de vez en cuando tienes que chuequear un poco. Una mirada, pero poco. Ver cómo están cayendo tus palabras en mí”. Finalmente, se tratará que Candela “se organice” las miradas y el texto, antes de trabajarlo ya con Pablo.

Tras ver el ensayo, es emocionante descubrir el trabajo de Candela y Pablo en un único plano de tres minutos. Se inicia con los personajes acercándose hasta que la cámara empieza a acompañarles, en panorámica primero y tomando luego el relevo en un inesperado trávelling frontal, a distancia y velocidad constante, y que seguirá avanzando entre los árboles incluso cuando Manuela y Olmo se retiren. Se trata de un plano de compleja realización y de un trabajo de diálogo con muchas capas y matices; y a la vez nos aparecen ligeros, casi etéreos. El plano crea un espacio íntimo que condensa y multiplica la emoción de esas miradas y no miradas.  

El ensayo
La secuencia en la película [78']

La reconquista: Creation process