La mesa camilla. Salir de las faldas de la madre

La mesa camilla. Salir de las faldas de la madre

'La película surge de una sensación física, como hija que se desprende del nido familiar, del confortable calor con el que las faldas de una mesa-camilla me resguardaban del frío. O me aprisionaban. No era fácil salir de aquel brasero. Podría haberme pasado horas durmiendo la siesta bajo su regazo, cómodamente, mientras la vida transcurría en otra parte, lejos del confort de la casa de mis padres.

Durante todo el proceso de hacer esta película me acompañó una expresión popular. Cuando alguien dice que un hijo está “siempre pegado a las faldas de su madre” se refiere a que aún no es una persona independiente. En mi caso, esta idea de salir de las faldas de una madre como metáfora del proceso emancipatorio es totalmente literal. Mi madre es costurera; la falda que me cubría al sentarme en la mesa camilla durante mi infancia y adolescencia la cosió ella'.

El equipo en la mesa camilla

'Fotografié a mis padres mientras dormían la siesta en su mesa camilla para enseñarle al equipo cuál era para mí el origen de la historia. Albergaba el deseo de llevarles hasta allí para que se sentaran junto a mis padres y que la falda de aquella mesa les cubriera también a ellos hasta el punto de no querer salir de ella. Y así fue. Nos reunimos alrededor de esa mesa y de otras que encontramos y así preparamos la película, calentándonos -fue un invierno muy frío- mientras conversábamos. La mesa era para mí el centro del mundo de los personajes y se convirtió también en el centro de todo nuestro proceso de trabajo'.

Encuentros, conversaciones y lectura de guion en la mesa camilla.

Primera visita de Lola Dueñas a la casa de los padres de la directora. Conoció a Gloria, la madre de Celia, y se sentó con ella en la mesa camilla. Tardaron mucho en levantarse de lo a gusto que estaban.

Primera visita de Lola Dueñas a la casa de los padres de la directora. Conoció a Gloria, la madre de Celia, y se sentó con ella en la mesa camilla. Tardaron mucho en levantarse de lo a gusto que estaban.

Parte del equipo calentándose en la mesa camilla de la casa rural donde se alojaron, justo antes de salir a visitar una de las localizaciones.

Parte del equipo calentándose en la mesa camilla de la casa rural donde se alojaron, justo antes de salir a visitar una de las localizaciones.

Álvaro Sánchez (jefe de producción), Josep Amorós (productor), Santiago Racaj (director de fotografía), Ana Hernando (ayudante de dirección), Vinyet Escobar (vestuario), Amanda Villavieja (sonido), Mireia Carles (directora de arte), Celia Rico (directora)

Álvaro Sánchez (jefe de producción), Josep Amorós (productor), Santiago Racaj (director de fotografía), Ana Hernando (ayudante de dirección), Vinyet Escobar (vestuario), Amanda Villavieja (sonido), Mireia Carles (directora de arte), Celia Rico (directora)

La construcción, la tela, el color

'Era fácil conseguir una mesa para la película; podríamos haberla comprado, algún amigo o familiar nos habría prestado la suya de habérselo pedido, pero pensé que sería mucho más especial fabricar una a mano. Quería que el proceso de darle forma a la mesa nos acompañara mientras le dábamos forma a todo lo demás. Nos la hizo un amigo de mi padre y luego, con el equipo, fuimos probando telas, colores y texturas con las que vestirla'.

Mesa camilla hecha a mano por Pizarro, un amigo de la familia de la cineasta

Mesa camilla hecha a mano por Pizarro, un amigo de la familia de la cineasta

Prueba de telas y colores para vestir la mesa camilla con la cineasta incluida.

Prueba de telas y colores para vestir la mesa camilla con la cineasta incluida.

En el rodaje... y en la película

'Ya en el rodaje, recuerdo lo cómodas y protegidas que se sintieron las actrices al sentarse en esa mesa que les habíamos preparado con tanto cariño'.

Fotogramas de la película con la mesa camilla ya terminada. Todos estos planos se rodaron con la estufa encendida para que las actrices sintieran el calor.

Viaje al cuarto de una madre: Proceso de creación